Con solo 33 accesos por cada 100 hogares, Mendoza es una de las tres provincias argentinas con menor conexión fija a internet. Además, la velocidad media de descarga es de las más bajas del país. Un combo de exclusión tecnológica que limita o impide el ejercicio de los derechos a la educación, la salud y el trabajo, entre otros. ¿Por qué es tan importante que internet sea considerado un servicio público esencial como el agua, el gas o la electricidad?

Por Negro Nasif 

[media-credit name=”Foto: Coco Yañez” align=”alignnone” width=”640″][/media-credit]En la Argentina actual el acceso a las Tecnologías de la Información y las Comunicaciones (TIC) son una de las puertas de entrada al ejercicio de la ciudadanía. Internet, por ejemplo, resulta hoy esencial en Mendoza para conseguir trabajo, sacar un turno médico, recibir y enviar material didáctico, comprar y vender productos, pagar impuestos, informarse, manifestarse, comunicar, hacer reuniones virtuales y hasta denunciar un delito. Es por eso que la imposibilidad de estar conectados excluye a importantes sectores de la sociedad.

La pandemia de coronavirus trajo consigo la imperiosa necesidad de contar con internet fija en los hogares para que, a través de wifi, los miembros de la familia tengan datos suficientes en televisores, computadoras y celulares para trabajar, estudiar, hacer trámites y entretenerse en forma simultánea. Sin embargo, las estadísticas oficiales revelan la crítica situación de conectividad mendocina, una demostración más de que libertad absoluta de mercado e igualdad social son incompatibles.

[/media-credit] Acceso a internet fija. Penetración por provincia (cada 100 hogares) | Primer trimestre de 2020.
De acuerdo con el último informe de “Indicadores de Mercado TIC y Audiovisual de Argentina”, elaborado por el Ente Nacional de Comunicaciones (Enacom), Mendoza registró 33,14 accesos de internet fija cada 100 hogares, durante el primer trimestre de 2020. Cifra apenas por encima de San Juan (32,39) y Formosa (30,23), los últimos puestos en esta tabla estadística.

Al mismo tiempo, la calidad del servicio de internet fija en nuestra provincia se encuentra muy lejos de los máximos estándares de transferencias de datos. Según el estudio del Enacom, Mendoza tuvo una velocidad media de descarga de 8,44 Mbps (megabits por segundo), en tanto que la velocidad media nacional fue de 37,52. El podio lo encabezaron la Ciudad de Buenos Aires (58,71), Provincia de Buenos (45,18) y Tucumán (32,25).

[/media-credit] Acceso a internet fija. Velocidad media de descarga | Primer trimestre de 2020.
Con estos indicadores cobra especial relevancia para las y los mendocinos el reciente decreto de necesidad y urgencia firmado por el presidente Alberto Fernández mediante el cual declaró a la telefonía celular y fija, las prestaciones de internet y a la TV paga como servicios debe garantizar el Estado, y congeló las tarifas hasta fin de año.

“Las Tecnologías de la Información y las Comunicaciones (TIC) representan no solo un portal de acceso al conocimiento, a la educación, a la información y al entretenimiento, sino que constituyen además un punto de referencia y un pilar fundamental para la construcción del desarrollo económico y social”, señaló el presidente en los considerandos del DNU que será refrendado por el Congreso.

De eso se trata, mal que les pese a las corporaciones económicas y sus defensores políticos.

 

Lavalle se expande y supera la brecha digital

Otra Thomada de pelo