Pérdida progresiva de puestos de trabajo, precarización laboral y desinversión en infraestructura ponen en serio peligro al sistema de Áreas Naturales Protegidas. Mientras el gobierno de la frustrada “Ley cianuro” planifica avanzar con la municipalización de Caverna de las Brujas, guardaparques que protegen los ecosistemas mendocinos se manifiestan para exigir estabilidad laboral, ingresos a cargos ya concursados, formalización de contratos “basura” y recomposición salarial urgente.

Por Negro Nasif 

Fuente: Gobierno de Mendoza

Mendoza cuenta con una Red de Áreas Naturales Protegidas integrada por 19 reservas que gestiona el gobierno de Rodolfo Suarez, lo que comprende el 13% de su superficie. Es decir, un espacio equivalente a casi la totalidad de los territorios de Lavalle, Las Heras, Capital, Godoy Cruz y Guaymallén.

El Cuerpo de Guardaparques de la Provincia de Mendoza es el organismo que tiene como misión y  objetivo esencial “la custodia de los recursos naturales existentes en todo el ámbito provincial y en especial en las Áreas Naturales Protegidas”, de acuerdo con la ley 7.291 sancionada en 2004.

Foto: Coco Yañez

La norma provincial colocó a esta importantísima dependencia bajo la órbita de Ambiente y Obras Públicas, ministerio que fue eliminado en 2015 por el  gobierno de Alfredo Cornejo, quien degradó el área al rango de Secretaría y puso allí a su amigo personal y licenciado en Gestión y Comunicación Gráfica, Humberto Mingorance, actor fundamental en la elaboración de la impopular y frustrada Ley cianuro.

“Del 2015 a la fecha hemos perdido 29 guardaparques que no fueron reemplazados, lo que impacta directamente en la operatividad de las áreas”, señaló este miércoles el referente de la Asociación Trabajadores del Estado (ATE), Lucas Aros, en diálogo con LV 19 Radio Nacional Malargüe.

Foto: Coco Yañez

Lógicamente este ajuste sobre los trabajadores, ponderado por la actual gestión como uno de los “logros” del radicalismo, redujo sensiblemente las posibilidades de protección del patrimonio natural y cultural.  Puntualmente, en el departamento de Malargüe, la reserva Caverna de las Brujas se encuentra cerrada desde el inicio de la pandemia y, si bien el sector turístico del sur mendocino reclama su necesaria apertura, no están dadas las mínimas garantías para su cuidado.

“Nosotros estamos en absoluto acuerdo con la reapertura del área protegida y del atractivo turístico que da la cavidad, pero no es lo mismo abrir sin guardaparques, que son las personas idóneas para estar en el lugar”, señaló Aros y denunció que las deterioradas instalaciones serán abiertas con personal municipal, en clara violación de la ley: “Se está hablando de abrir el atractivo turístico sin las personas idóneas para estar. La Provincia se está desentendiendo del tema y está entregando la cavidad al municipio. Claramente, no estamos de acuerdo”.

 

“Caverna de las Brujas lleva cerrado más de un año y al no haber personal a cargo de lugar, el establecimiento se comenzado a desmejorar. La puerta ha sido cerrada con palos atravesados, se registró el faltante de algunos paneles solares, mientras que el paso del tiempo y la falta de mantenimiento hizo lo suyo en las instalaciones”. (Fotos: Gentileza)

 

La preocupante situación que pone en riesgo al patrimonio natural del sur mendocino nos es más que uno de los tantos ejemplos de la sistemática desidia de la Secretaría de Ambiente que, lejos de fortalecer la dependencia responsable de la protección de la Red de Áreas Naturales, profundiza la precarización laboral, mientras maquilla la gestión con extendidas campañas de propaganda, como el traslado de animales del abandonado zoológico provincial a “santuarios” extranjeros, sin dar un solo paso en la creación del Ecoparque, otro de los humos que vendió el gobierno en los últimos cinco años.

En este contexto, las y los trabajadores están llevando a cabo un plan de lucha en toda la provincia con manifestaciones públicas para visibilizar las problemáticas del sector. EL OTRO entrevistó a Andrés Castro, delegado de ATE, quien explicó la situación actual y cuáles son los reclamos que el Ejecutivo desoye.

Humberto Mingorance, secretario de Ambiente. Foto: Cristian Martínez

“Todo el sector de Recursos Naturales y particularmente Guardaparques tenemos graves problemas –manifestó Castro-. Nos preocupa la estabilidad laboral de más de 50 compañeros temporales que, ante la decisión del Gobierno de no abrir las temporadas turísticas, no tienen aseguradas sus fuentes laborales. Estos compañeros no solamente se dedican a la atención de turistas cuando trabajan durante las temporadas de noviembre a marzo, sino que también cumplen funciones en lugares de mucha cacería furtiva o de riesgos de incendios forestales, e incluso son destinados a sectores de náutica, como Potrerillos y El Carrizal. Todos están con la incertidumbre y la posibilidad muy cierta de no contar con ese ingreso, mes a mes, en esos cinco meses que se los contrata todos los años”.

Por otra parte, ATE exige que guardaparques bajo la modalidad de contratos basura sean formalizados como marca la ley. “Un grupo anualizado de 16 compañeros, con contratos de locación de servicios, están cobrando un sueldo de 16 mil pesos por mes. No tienen ART, no tienen obra social, ni ninguno de los derechos laborales que el Estado debe asegurar”, aseveró Castro.

 

 

Fotos: Coco Yañez

En este punto también se pone en evidencia la hipocresía de un gobierno que agitó la bandera publicitaria de los ingresos transparentes al Estado, con amplias campañas de difusión en los medios hijos de pauta, pero que en los hechos no concreta las incorporaciones de los concursos de antecedentes y oposición. De acuerdo con la información que proporcionó el delegado Castro a este medio, “fueron 13 los lugares que se ofrecieron oficialmente para ser concursados, los ganaron nuestros compañeros, pero el Gobierno no los pasa a planta e impide que comiencen a cobrar el sueldo que les corresponde, que sería más del doble que los ingresos actuales, además de la obra social, ART, aguinaldo, vacaciones, salario familiar, etc.”

En el mismo sentido, quienes protegen las reservas naturales mendocinas exigieron este miércoles, en los Portones del Parque General Gral. San Martín, apertura de paritarias y urgente aumento salarial acorde con la inflación, ya que, al igual que el resto de los trabajadores del Estado, recibieron 0% de incremento durante todo 2020 y los irrisorios porcentajes asignados a este año pierden por paliza contra la inflación.

 

Sueldo estatal: se viene el decretazo