Desde el comienzo del aislamiento obligatorio el empresariado local junto al gobierno de Mendoza publicitaron donaciones y colectas solidarias para afrontar la pandemia. No obstante las buenas intenciones, los resultados de la caridad no están para nada claros. Mientras se desconoce el destino de 10 respiradores mecánicos comprados por el Consejo Empresario Mendocino, la plataforma público-privada BRIN.DAR, que anunció en abril una recaudación voluntaria de más de $600 mil, no registra actividad desde hace dos meses y su página web está fuera de servicio.

[/media-credit] mdzol.com | 22 de marzo de 2020.

“Los miembros del Consejo Empresario Mendocino hemos adquirido 10 respiradores, por un importe de 7 millones de pesos, para ser donados a instituciones de Salud de la Provincia de Mendoza”, anunció el CEM el 22 de marzo, cuando recién comenzaba el proceso de aislamiento social, preventivo y obligatorio para hacer frente a la expansión del coronavirus.

La loable iniciativa fue replicada y aplaudida por los medios hegemónicos de comunicación e, incluso, el gobernador Rodolfo Suarez tomó el importante gesto como empuje para diseñar una estrategia, que integre a los sectores público y privado, destinada a reunir fondos y, al mismo tiempo, como ejemplo a seguir por “la política”. En concreto: instar a las y los funcionarios de los tres poderes a ceder parte de sus ingresos en favor de la lucha contra la pandemia.

[/media-credit] El gobernador Suarez recibe a las autoridades del Consejo Empresario Mendocino.

El 28 de marzo el Ejecutivo anunció la creación de un fondo de colaboración provincial, a través del evento virtual BRIN.DAR, “para canalizar la voluntad de colaboración de personas y empresas”. Iniciativa gubernamental coordinada con las organizaciones empresariales VALOS y el propio CEM.

“El evento tendrá un formato particular. Será en la casa de cada mendocino todos los días, a las 18, durante abril. Artistas y personalidades ofrecerán su tiempo para BRIN.DAR lo mejor de cada uno a través de un enlace de conexión que hará las veces de sala de un evento tradicional”, explicaron desde la página web oficial del gobierno, al tiempo que puntualizaron que para poder acceder a las transmisiones se podrían comprar las “entradas” a través de la tiquetera Kirih.

[/media-credit] Publicidad oficial.

Hoy, a casi cuatro meses de aquellas iniciativas del sector privado receptadas por el Estado, los resultados económicos de las propuestas de caridad no están para nada claros.

Por un lado, el Ministerio de Salud jamás informó oficialmente acerca del destino de los 10 respiradores donados por el CEM. Por el otro, no existen datos públicos sobre los fondos recaudados por BRIN.DAR, ni en qué insumos o aparatologías fueron invertidos, tampoco cuáles fueron los procesos de compra que garantizaron una gestión transparente.

[/media-credit] Eduardo Martínez Guerra, diputado del PI

Tal es la incertidumbre que la Cámara de Diputados aprobó un proyecto de declaración del legislador del Partido Intransigente, Eduardo Martínez Guerra, para que el CEM informe “lo referido a la donación de los 10 respiradores mecánicos”, “detallando fecha en que se efectuó y destino de los mismos”.

Previo a la reciente decisión de la Cámara Baja, Martínez Guerra ya había pedido informe a la ministra de Salud, Ana María Nadal, sin obtener respuestas. Responsabilidad ineludible para la funcionaria que debe coordinar con el Ministerio de Salud de la Nación “la distribución de los productos farmacéuticos y elementos de uso médico que se requieran para satisfacer la demanda ante la emergencia”, según estableció el decreto 260/20 firmado por el presidente Alberto Fernández.

[media-credit name=”Foto: Télam” align=”alignnone” width=”1004″][/media-credit]

Respecto a BRIN.DAR, no es posible conocer oficialmente cuánto se recaudó a través de los eventos artísticos difundidos en las redes sociales que alcanzaron escasas adhesiones: Instagram (243 seguidores), Facebook (608 usuarios) y YouTube (17 suscriptores). Tampoco se pueden obtener datos del sitio brindar.org ya que fue dado de baja.

Solo se dispone de información periodística. “La campaña solidaria BRIN.DAR ya recaudó $671.000”, destacó el sitio ecocuyo.com el pasado 23 de abril. En tanto que el 11 de mayo, diario Uno informó: “Con una recaudación actual de $683.500, BRIN.DAR continúa su misión de canalizar los aportes de la comunidad mendocina para colaborar con los Hospitales de la Provincia frente a la emergencia del COVID19”.

¿Negocios, publicidad o nuevamente el verso de responsabilidad social empresaria?

 

El resonador para el Notti brilla por su ausencia

Una Vendimia (no muy) solidaria

 


 

EL OTRO TE NECESITA

No recibimos pauta del gobierno ni dinero de grandes empresas. Por eso hoy más que nunca es indispensable tu apoyo económico para sostener este proyecto de comunicación independiente. Sumate ahora mismo a la Comunidad EL OTRO con un aporte mínimo de $200 mensuales.

 

Aporto $200

Aporto $300

  Aporto $500 

Yo defino mi aporte

 

Una vez que hagás tu colaboración recibiremos automáticamente un mail y nos comunicaremos con vos. Si tenés dudas o consultas podés escribirnos a través del messenger de la Comunidad o del correo electrónico comunidadelotro@gmail.com .

Si luego de hacer el aporte decidís interrumpirlo, podés darte de baja en cualquier momento. No exigimos un tiempo de permanencia.

 


 

¿Por qué te pedimos ayuda?

 

Somos una cooperativa de trabajadorxs de la comunicación integrada por doce profesionales que desde hace más de tres años publicamos el diario digital EL OTRO (www.elotro.com.ar).

Investigamos al poder y mostramos sus mugres bajo la alfombra, retratamos la Mendoza invisibilizada, te acercamos a las y los artistas que cotidianamente construyen nuestra cultura, y te acompañamos en incontables manifestaciones, marchas y protestas en las calles mendocinas. Porque siempre estuvimos en la misma vereda que vos.

Pusimos el hombro y el cuerpo para sostener el compromiso con tu derecho a la información, manteniendo el pacto de honestidad intelectual que te planteamos desde el inicio, y asumiendo los costos y riesgos que trae el ejercicio de la libertad de expresión y la crítica ante gobiernos marcadamente autoritarios.

Queremos seguir haciendo lo que más nos gusta: periodismo cooperativo y solidario, a contramano del discurso oficial.