NOTICIA EN DESARROLLO | Alfredo Cornejo bajó la orden y su virrey, Rodolfo Suarez, decidió esconderlo fuera de Casa de Gobierno. El ¿ex empleado? de IMPSA, Emilio Guiñazú, dejó el estratégico sillón de la Subsecretaría de Energía y Minería de Mendoza. Desde ahora, el ferviente defensor de la Ley Cianuro ocupará un cargo “sin sueldo” en la empresa Potasio Río Colorado, una sociedad anónima con gerentes del Estado mendocino. Para agregar más suspicacias a la burda movida defensiva, el importantísimo cargo vacante no será cubierto por nadie, o sea, seguirá de facto en manos del empleado obediente. El escándalo estalla a menos de 48 horas de la emisión especial del programa ADN Periodismo Federal -de la señal de noticias C5N- en la que se dieron a conocer investigaciones de EL OTRO Diario que revelan constantes negociaciones incompatibles con la función pública del ingeniero Guiñazú en favor de los negocios de Enrique Pescarmona. El coimero confeso, es quien “donó” la mansión oficial del gobernador y -vaya casualidad- es el principal titular de la única firma Argentina que integra la Unidad Transitoria de Empresas que ganó, como único oferente, la licitación de la construcción de Portezuelo del Viento, una mega obra de más de 1.000 millones de dólares 

Por Redacción EL OTRO

Parte del informe especial de ADN Periodismo Federal
Miércoles 7 de abril de 2021.

 


 

Guiñazú, el vínculo entre Cornejo y Pescarmona

[ Archivo EL OTRO ]

La Justicia brasileña asedia a funcionario de Cornejo

Las minorías intensas de Cornejo

Pescarmona blanqueó $108 millones

A la casa del coimero

Hipócritas, borrachos y coimeros

Desayunando en la casa del coimero

“Cornejo quiere silenciarme por el escándalo de Portezuelo del Viento”

Jugadores a dos puntas