Enamorado del relato

Abrazado a la construcción de su propio relato, el gobierno y sus medios pautados exhiben un negacionismo que apela a aceptar de manera resignada la convivencia con el virus.