El gobierno de Milei anunció un “proceso de reorganización” de los medios públicos y dispuso el bloqueo de redes sociales y páginas webs de todas las emisoras de Radio Nacional, Televisión Pública, Paka Paka y Canal Encuentro. El apagón, que cercena los derechos a la información y la comunicación de la ciudadanía, se suma a la paralización de la agencia de noticias Télam.

Por Negro Nasif

Foto de archivo: Coco Yañez

“Sitio en reconstrucción” es la leyenda que aparece junto al Escudo de la República Argentina en cada una de las páginas de internet de los medios de comunicación del sistema nacional.

A partir del primer minuto de este martes, el Gobierno clausuró el acceso de la ciudadanía a la información de las webs oficiales, y dispuso que no se renueve la comunicación en las redes sociales de todos los eslabones del sistema de medios públicos.

Diego Martín Chaher. Foto: Gentileza

La decisión, que reitera modos y objetivos de gobiernos dictatoriales, fue adoptada por el abogado mendocino Diego Martín Chaher, interventor de Radio y Televisión Argentina Sociedad del Estado (RTA SE) y exempleado del grupo Vila-Manzano.

Mediante dos notificaciones dadas a conocer anoche (leer aquí y aquí), el funcionario de la Jefatura de Gabinete ordenó “se implemente -a partir de las 00:00 horas del 21 de mayo del corriente- el bloqueo de todas las redes y la página web de TVP, RN, las emisoras del interior, FM Clásica, FM Rock, FM Folclórica”. Además, el interventor dispuso “suspender todo tipo de emisión y o transmisión en redes sociales de contenidos”.

“Los medios públicos se encuentran en un proceso de reorganización”, señaló el Gobierno, repitiendo la exacta terminología del golpe de Estado de 1976. El Ejecutivo Nacional justificó “la decisión de pausar temporalmente todos los contenidos”, en aras de “mejorar la producción, realización y difusión de los contenidos que se generan”. Propósito que obviamente se impide con la censura generalizada que está llevando a cabo el mismo Estado que debe garantizar los derechos a la información y la comunicación de los habitantes de todo el territorio nacional.

“Al igual que en Télam, el gobierno de Milei avanza de manera ilegal, pasando por encima del Congreso, con censura en los medios públicos”, denunció FATPREN (Federación Argentina de Trabajadores de Prensa) y reiteró su llamado “a las y los senadores para que rechacen la Ley Bases y la privatización de los medios públicos en defensa de la soberanía informativa”.

 

TÉLAM NO SE CIERRA: aquí, allá y en todas partes

La pauta no se toca