La esencia primó en las precandidaturas locales a la Cámara de Diputados de la Nación: Cornejo tributará a Macri y el peronismo se acopló a los Fernández. La polarización local fuerza al gobernador a sacrificar el confort negacionista, mientras el novedoso liderazgo de Fernández Sagasti desafiará la etiqueta del populismo.

[media-credit name=”Foto: Coco Yañez” align=”alignnone” width=”640″][/media-credit]

Si la desesperada intentona de Alfredo Cornejo para anularlas no prospera, el próximo 11 de agosto se realizarán las Primarias Abiertas Simultáneas y Obligatorias establecidas en el cronograma electoral para la presidencia y vicepresidencia, y la renovación de la mitad de la Cámara de Diputados de la Nación y un tercio del Senado.

El sábado pasado se formalizaron los nombres de quienes integrarán las listas a diputados por Mendoza. El dato sobresaliente es que los cuatro frentes que disputarán la gobernación en setiembre se correspondieron con sendas fórmulas presidenciales. El oficialismo provincial acompañará la boleta de Macri-Pichetto bajo la denominación Juntos por el cambio, el peronismo estará representado por Fernández-Fernández en el Frente de Todos, Protectora hará lo propio con Lavagna-Urtubey en Consenso Federal y el FIT llevará la fórmula Del Caño-Del Plá.

Salvavidas de plomo

Foto de archivo: Cristian Martínez

Con el precipitado impulso por anular las PASO, Cornejo intenta esconder nuevamente su vínculo con Macri. Ya lo hizo en las primarias provinciales y evitó la hecatombe. Pero al verse acorralado por el ninguneo PRO tanto a su figura como a su partido, no le quedó otra alternativa que disponer su capital político para la reelección presidencial. Que Cornejo es Macri se sabe, pero quedará más claro aún al compartir boleta.

A excepción de Misiones, donde el candidato cambiemita fue el mandamás partidario Humberto Schiavoni –sometido a una paliza, a unos 56 puntos de diferencia del ganador-, en ninguna otra elección de este año los candidatos del “cambio” han osado utilizar la estética o la investidura presidencial. Mendoza no fue la excepción y Cornejo pretende que siga siendo así para no sabotear el proyecto Suárez en la elección general provincial de setiembre.

Foto: Coco Yañez

La iniciativa de Cornejo, supuestamente avalada por el jefe de gabinete Marcos Peña, difícilmente prospere. A la carrera contra el tiempo que requiere, se suma el problema de las voluntades políticas en el Congreso. Además, el proyecto nació teñido por la especulación y el oportunismo, por lo que el argumento de que es “una encuesta carísima” suena a demagogia en la consideración pública.

El cierre local y el temor de Cornejo sugieren que la primaria de agosto imitará la polarización nacional más allá de los esfuerzos del oficialismo por provincializar la discusión del no retorno al pasado populista.

El Estado soy yo

Foto: Cambia Mendoza

Al oficializar la lista con Macri, Cornejo expresó en su carácter de “máxima autoridad pública de la provincia” que la nómina que encabeza es “una auténtica lista de diputados nacionales, de mendocinos que quieren que Argentina crezca, que no retroceda, que no vuelva para atrás, que tenga un porvenir de grandeza. Pero ante todo queremos ofrecerle a los mendocinos, a los hombres y mujeres del trabajo de Mendoza, del esfuerzo, una lista de diputados nacionales que va a defender a Mendoza, la va a representar, la va a proteger, la va a cuidar” (sic).

Entre otros conceptos, y con sus dificultades habituales en el abordaje sintáctico, el gobernador señaló que “Mendoza está recuperando el Estado, de a poco va poniéndose en marcha. Necesitamos más tiempo en el gobierno provincial”. El mandatario jerarquizó la lista desde la ética al calificarla como “intachable, que no tiene nada, nada, nada, para decir nadie, individualmente de cada uno de ellos. Ninguna denuncia penal, ninguna mancha en su currículum” y anticipó, en otro intento por estar el menor tiempo posible pegado al desprestigio del presidente, que “vamos a hacer una campaña muy corta. La prioridad va a estar puesta en gobernar, muy enfocados en la gestión y en los quince días de campaña ahí nos dedicaremos a la campaña fuerte”.

Foto: Cambia Mendoza

Cornejo estará acompañado por Jimena Latorre, una joven sanrafaelina con perfil técnico ungida en la jefatura del EPRE y Omar De Marchi, quien recientemente resultó perdidoso en su competencia interna por la candidatura a gobernador.

Feminista en deconstrucción

Foto: Coco Yañez

Por su parte, en su primera definición como conductora del peronismo local, Anabel Fernández Sagasti sorprendió con la designación de Marisa Uceda como primera precandidata a diputada. Uceda “es abogada laboralista, impulsora del Observatorio Laboral. Vislumbramos que por las luchas que se vienen a nivel nacional con el tema de las reformas laboral y previsional, Marisa es una mujer altamente calificada y comprometida con las causas de los trabajadores y tiene un excelente perfil para representar a los mendocinos y mendocinas”, la describió la actual senadora y candidata a gobernadora.

Foto: Coco Yañez

Por su parte, la precandidata al Congreso recalcó su pertenencia: “soy abogada de trabajadores y trabajadoras desde el minuto cero en que me recibí. Vengo de una casa de trabajadores y trabajadoras. Solo conozco de trabajar, esforzarse y es lo que pretendo hacer en el Congreso. Soy feminista en deconstrucción y voy por eso, por los trabajadores, las trabajadoras, las mujeres, los jóvenes”.

La ambulancia también pasó por el Frente de Todos y rescató en el segundo lugar a Alejandro Bermejo, derrotado en la reciente PASO provincial. En tercer lugar, Juana Carmona inspectora de la DGE y secretaria adjunta de la CTA local.

Foto: Coco Yañez

Ambas listas, que presumiblemente polarizarán la elección, representan la territorialidad y heterogeneidad de cada frente. Queda claro también la preponderancia de mujeres en el polo peronista, así como la impronta de gobierno en el cambiemita.

 

PASO: Petri tiene razón

Suárez al gobierno, Cornejo al poder