EXCLUSIVO | El gobernador Alfredo Cornejo gastó 1.500 millones de pesos en publicidad y propaganda en el primer cuatrimestre del año. Los mismos medios de siempre, consultoras, productoras y empresas fantasmas, entre los principales hijos de pauta.

INVESTIGACIÓN DE EL OTRO | Por Negro Nasif

Este medio accedió al último informe de la Contaduría General de la Provincia de Mendoza sobre “Publicidad y Propaganda”. Los datos oficiales, que resumen la distribución de la pauta en el primer cuatrimestre de 2024, confirma la sistemática utilización de los dineros públicos para construir el blindaje mediático del oficialismo, y afianzar ocho años de alianza corrupta entre empresas privadas y el gobierno de Cambia Mendoza.

Entre enero y abril de este año salieron $ 1.488.724.862 desde las arcas públicas a los bolsillos de 220 proveedores del Estado. Sin embargo, más de las dos terceras partes de esa torta (exactamente $ 1.051.423.683) se concentraron en un selecto grupo de solo 17 medios, consultoras, productoras e incluso firmas que no existen en el Registro Único de Proveedores del Estado de Mendoza, tal como se puede corroborar en la página web de ese organismo.

Santiago Durany en la “Vendimia Solidaria 2020” Captura de pantalla: Diario UNO

La lista de los pautados, sin el detalle de los servicios que prestaron, la encabeza MDA, una empresa dedicada a prestaciones empresariales y de publicidad que pertenece a Santiago Durany y miembros de su familia. Le siguen el comercializador de espacios publicitarios Jesús Javier Sanmicheli, y las sociedades anónimas La Postal, de actividad gráfica y publicitaria, y Brot, una firma presidida por Martín Ariel García, cuya única actividad declarada es “servicios profesionales”.

Luego viene Efe Argentina, una sociedad comercial de Federico Gonzalez y Federico Silvestre, inscripta ante AFIP en las actividades “impresión” y “servicios de publicidad”. Grupo América (Vila-Manzano) está en el sexto puesto de los beneficiados, seguida por un ignoto proveedor del Estado bajo el incomprobable número 223391.

Foto: Coco Yañez

El grupo Alonso, a través de Cuyo Televisión SA y Radio de Cuyo SA acumuló más de 60 millones de pesos, seguido por Julio Abelardo Chretien, quien desarrolla los negocios de impresión, litografía y publicidad.

La décima posición del ranking de hijos de pauta corresponde a otro proveedor sin identificación en el registro oficial (proveedor 10192), con la llamativa asignación de exactos $50 millones. Con la misma cifra lo secunda B4 Holding, una sociedad de responsabilidad limitada integrada por Carlos Diego Filizzola y Natalia Andrea Falcioni, que presta servicios de publicidad desde fines de 2022.

Carlos Diego Filizzola y Natalia Andrea Falcioni. Foto: Facebook

La lista se completa con el grupo Terranova (Territorio Digital-MDZ) el proveedor 232446, grupo Álvarez (Medios Andinos y Cable Televisora Color), diario Los Andes, Grupo Anfer (Alfredo y María Josefina Arboit) y Spot SA (Lucas García y Luis Duca).

Con los recientes despidos de 30 trabajadoras y trabajadores de Acequia TV y de 50 en diario Los Andes, el recorte estatal y privado atravesó cruelmente por lo más débil. Los números de la pauta ponen al descubierto, por un lado, el cinismo del Gobierno de Mendoza, que declaró “deficitario” al único canal estatal y, por el otro, del grupo Clarín, que pese a recibir decenas de millones de pesos del Estado ejecutó su cesantía masiva bajo el eufemismo de “reestructuración de operaciones”.

 


 

En los siguientes vínculos podés consultar los informes cuatrimestrales de la Contaduría General de la Provincia.

2020

Primer cuatrimestre
Segundo cuatrimestre
Tercer cuatrimestre

2021

Primer cuatrimestre
Segundo cuatrimestre
Tercer cuatrimestre

2022

Primer cuatrimestre
Segundo cuatrimestre
Tercer cuatrimestre

2023

Primer cuatrimestre
Segundo cuatrimestre
Tercer cuatrimestre

2024

Primer cuatrimestre

 


¿Qué es la censura indirecta?

Foto de archivo: Seba Heras

El acceso a la información y la comunicación públicas son derechos humanos básicos, que pueden verse limitados o restringidos por la utilización arbitraria de la pauta estatal. Como ocurre en Mendoza desde diciembre de 2015, cuando el exgobernador -y actual mandatario electo- Alfredo Cornejo inició un marcado proceso de disciplinamiento económico de la prensa, al tiempo que construyó su hegemonía en los tres poderes del Estado y en los organismos de control.

En contraposición, cabe recordar que hace más de una década la Comisión Interamericana de Derechos Humanos aprobó principios específicos sobre la regulación de la publicidad oficial, donde se aborda la cuestión de la censura indirecta, manifestando que “existen distintas formas de afectar ilegítimamente la libertad de expresión, desde el extremo de su supresión radical mediante actos de censura previa, hasta mecanismos menos evidentes, más sutiles y sofisticados”.

Foto de archivo: Coco Yañez

El artículo 13.3 de la Convención Americana sobre Derechos Humanos se refiere, específicamente a estas maniobras indirectas, que tienden a “impedir la comunicación y la circulación de ideas y opiniones. Los mecanismos indirectos de restricción se ocultan detrás de acciones aparentemente legítimas que, sin embargo, son adelantadas con el propósito de condicionar el ejercicio de la libertad de expresión de los individuos. Cuando eso sucede, se configura una violación de este artículo específico de la Convención que, al tener rango constitucional en nuestro país desde 1994, es de cumplimiento obligatorio para la República Argentina y, obviamente, para la Provincia de Mendoza.

La distribución arbitraria y discriminatoria de la publicidad oficial fue uno de los primeros mecanismos de censura indirecta abordados por el sistema interamericano. En efecto, la Relatoría Especial para la Libertad de Expresión en su Informe Anual 2003 dedicó un capítulo especial a estudiar el fenómeno, y concluyó que “la obstrucción indirecta a través de la publicidad estatal actúa como un fuerte disuasivo de la libertad de expresión”. Según indicó en ese momento la Relatoría, “este tema merece especial atención en las Américas, donde la concentración de los medios de comunicación ha fomentado, históricamente, el abuso de poder por parte de los gobernantes en la canalización del dinero destinado a la publicidad”.

 

Sí hay pauta

La pauta sigue, Acequia no

Clarín despide