Con el respaldo de la Confederación General del Trabajo y de la Central de Trabajadores Argentinos, los gremios UDA, SUTE y SADOP presentaron ayer en Mendoza el Frente Educativo Provincial. El rechazo del “aumento miserable” del gobierno, el no inicio de clases, paros y movilizaciones, forman parte de la agenda de este nuevo espacio. 

[/media-credit] Al centro: Correa (CTA) y Márquez (CGT)

Durante el mediodía de ayer, en la sede del sindicato de obreros de la industria de aguas y gaseosas (SUTIAGA), se presentó en sociedad el Frente Educativo Provincial, una réplica local de una experiencia sindical que se viene desarrollando a nivel nacional entre los docentes de la educación de gestión pública y privada.

En un gesto de unidad con escasos precedentes en los últimos tiempos, la conducción de la recientemente normalizada CGT y de la CTA coincidieron en la necesidad de conformar una postura común para resistir la pérdida de derechos laborales en educación, y avanzar en reivindicaciones del sector.

En un documento de prensa, el Frente calificó de “aumento miserable” a la propuesta de 17%, en dos cuotas no bonificables, que presentó en paritarias el gobierno de Alfredo Cornejo.

La Unión de Docentes Argentinos (UDA), el Sindicato Unido de Trabajadores de la Educación (SUTE) y el Sindicato Argentino de Docentes Privados (SADOP) conformaron este nuevo espacio, que ayer mismo comunicó los principales ejes y acciones de lucha: convocatoria inmediata de la Paritaria Nacional de Educación, adhesión al plan de lucha del Frente Nacional Educativo, convocatoria a la marcha del 7 de marzo organizada por la CGT, acompañamiento al Paro Internacional de Mujeres del 8 de marzo, rechazo al último ofrecimiento oficial de aumento salarial para los los trabajadores de la educación, repudio a los aumentos autoritarios por decreto y derogación del ítem aula.

[media-credit name=”Foto: Apprentice” align=”alignnone” width=”640″][/media-credit]

 

Además de los representantes de los sindicatos de la educación, acompañaron la iniciativa Oscar Arancibia del sindicato de aguas y gaseosas, Marcelo Aparicio de televisión, Alfredo Reta de visitadores médicos, Osvaldo Llanos de taxis, Carlos Sosa de ferroviarios, Daniel Ávila de gráficos y Martín Caín de juegos y casinos, quien recibió una especial solidaridad de parte del resto de los dirigentes, por considerar que el gobierno está tratando de deslegitimar su representatividad por su postura de rechazo a la pauta salarial oficial.

Una señal de unidad

“Nosotros vamos a seguir apoyando todas las medidas necesarias para que el docente cuente con un salario digno. No puede ser que los docentes estén por debajo de la línea de pobreza, es decir que la mayoría de los docentes del país son pobres, así lisa y llanamente, no pueden solventar una vida digna con el salario que están cobrando”. manifestó Carlos Groezinger de UDA, al inicio de la conferencia de prensa que el nuevo Frente brindó ayer, y agregó: “Si nosotros somos los responsables de las futuras generaciones, qué futuras generaciones está queriendo tener este gobierno, si no es capaz de darle dignidad a los docentes”.

Por su parte, Adrián Mateluna del SUTE consideró fundamental que las dos centrales obreras se encuentren unidas de cara a las luchas que se vienen. “Los trabajadores hoy en día van perdiendo cada vez más su poder adquisitivo, están en una situación cada vez más complicada, y es por eso que las centrales y los sindicatos debemos crecer en el sentido que necesitan los trabajadores, que es el sentido de la lucha, la recuperación y la resistencia por nuestros derechos y nuestros salarios”, sostuvo el secretario general del SUTE, quien además llamó a que el Frente Educativo en Mendoza se dé la tarea de la construcción de un no inicio de clases y la participación en una marcha educativa nacional para el mes de marzo.  

[/media-credit] Linco Lorca y Mateluna en una movilización del 2016.

“Es el momento en el que todos los trabajadores tenemos que estar unidos y en la calle defendiendo los derechos del trabajador”, dijo a su turno la dirigente de los docentes privados. Ester Linco Lorca coincidió con Mateluna en la necesidad de no iniciar las clases como forma de oposición a la política salarial del gobierno mendocino. Para la sindicalista, la propuesta que está dando este gobierno es insuficiente y mentirosa. “No es el 17%, es el 13,6% en la primaria y el 10,26% en el secundario. ¿Dónde está ese 18% que habían firmado, que decían que iban a darle a la educación? No está, es mentiroso”, afirmó la docente.

Palabras Centrales

Gustavo Correa, secretario general de la CTA rescató la unidad de los trabajadores de la educación, reclamó la convocatoria de la Paritaria Nacional Educativa y destacó el rechazo del Frente Educativo a la “propuesta miserable” del gobierno provincial. Además denunció los mecanismos de aprietes y extorsión que se vienen realizando sobre los trabajadores y dirigentes, y fue tajante en una definición: “Empieza a estar blanco sobre negro quiénes están con los trabajadores y quiénes están con las patronales”.

Finalmente, el titular de la CGT Mendoza Luis Márquez celebró la unidad de las dos centrales obreras frente a “un gobierno que no defiende a la clase trabajadora”, y manifestó el compromiso de esa confederación para acompañar el plan de lucha del Frente Educativo y de todas las asociaciones gremiales que defiendan los puestos de trabajo en Mendoza.