Marcelino, el destituyente

Desde muy temprano, el intendente de Guaymallén garantizó impunidad a empresarios amigos para que durante el día feriado abran los comercios “normalmente”. “Hoy no vamos a ejercer ningún control”, dijo Marcelino Iglesias en uno de los mensajes de audio que envió con el objetivo de alentar la desobediencia civil frente al Decreto de Necesidad y Urgencia de Alberto Fernández.

Marcelino Iglesias | Foto: Seba Heras

“Hacé lo que tengas que hacer perfectamente”, aseguró el jefe comunal del departamento mendocino con mayor cantidad de casos confirmados y fallecimientos por Covid-19. Para luego despacharse contra el gobierno nacional: “No nos van a doblegar estos tipos. ¡Malandras!”

La campaña de Iglesias se da en el contexto de un intento del radicalismo, y medios hegemónicos aliados, destinado a enfrentar a la población lógicamente hastiada por la pandemia contra el Frente de Todos, en una jornada en que Juntos por el Cambio llamó a manifestarse en las calles, agitando una insurrección como si estuviésemos viviendo una dictadura y no un gobierno democrático con representantes elegidos por el voto popular.

Capturas de pantallas de diarios digitales mendocinos a las 13.28 | 13/10/2020

El contenido del audio de Iglesias va en línea con las declaraciones del presidente de la UCR, Alfredo Cornejo, quien aseguró hoy que la protesta contra el Ejecutivo nacional “es una expresión genuina” porque “la estrategia sanitaria fracasó”. Y aunque simuló despegar a su partido de las manifestaciones, el dirigente que busca posicionarse como candidato a presidente de la extrema derecha, movió a sus alfiles políticos y mediáticos para fomentar un clima que horade la figura de Alberto Fernández.

Entre los cornejistas más explícitos, Hugo Laricchia dirigente del movimiento separatista #MendoExit, y esposo de una importante funcionaria judicial del riñón de Cornejo, tuiteó: “¡Me importa un carajo lo que diga el DNU de Puerto Madero!”, al tiempo que convocó a reclamar por “la libertad y el federalismo”. “Que el presidente se ocupe de sus cosas y deje de perjudicar a Mendoza” escribió, como si la provincia ya no formara parte del territorio nacional.

En el mismo sentido se expresó Gianni Venier, exministro de Seguridad de la gestión Cornejo y autor intelectual del Código Contravencional. “Hoy a manifestarse. Mendoza quiere trabajar, quiere producir y que la Nación invierta en testeos y terapias”, convocó el abogado devenido en garantista de la protesta. 

Siguiendo el guión, el periodista Gabriel Conte, exfuncionario radical y actual director del portal ultraoficialista El Memo, aseveró en Radio Nihuil: “Nos están obligando a la desobediencia”. Consigna que asintió su interlocutor Ricardo Montacuto, reconocido defensor del oficialismo hasta en las causas más antipopulares como la Ley cianuro.

Captura de pantalla

Por su parte el portal MDZ, entre sus operaciones de prensa, lanzó una consulta disfrazada de “encuesta” con la pregunta falaz “¿Qué tiene que hacer el gobernador tras la decisión del presidente de cerrar Mendoza?”. El resultado fue tan obvio como antirrepublicano: “Rebelarse y mantener el distanciamiento como hasta ahora”.

Por supuesto que esa instalación de discurso, que incluyó entre otras evidencias mediáticas la llamativa coincidencia casi calcada de portadas en cuatro diarios digitales pautados, tuvo y tiene su correlato en las redes sociales, donde es muy sencillo identificar el accionar de trolls.

Captura de pantalla

Entre otros espacios virtuales, EL OTRO tuvo acceso al grupo cerrado de Facebook  “Apoyando a Rodolfo Suarez”, donde más de 5000 miembros muy activos agitan la insurrección bajo la consigna “Mendoza no vuelve a la Fase 1”. Expresión que carece de sentido luego de la conferencia de prensa del gobernador en la que reconoció que el decreto de Fernandez, al que consideró como “ley que hay que acatar”, no obliga a la vuelta de la cuarentena total y que solo abarca algunas actividades y departamentos, entre ellos los del Gran Mendoza, donde se concentra el 80% de los casos de coronavirus y la ocupación de camas de terapia intensiva supera el 90%, de acuerdo con los cálculos más optimistas.

Solo resta, como ya es costumbre, que Suarez ordene a la Policía de Mendoza no molestar esta tarde a las y los manifestantes en contra del gobierno nacional y que Ulpiano, su sobrino heredero de la intendencia de Capital, haga lo propio con el cuerpo de Preventores municipales.

Se espera que las mismas fuerzas de seguridad que el 25 de setiembre reprimieron salvajemente a 50 niñas, niños y adolescentes, garanticen ahora la libre circulación y el ejercicio pleno del derecho de protesta de quienes se plieguen al ensayo de revolución radical.