La Municipalidad de Capital aplicó multas de 180 mil pesos a organizaciones sociales, sindicales y políticas que participaron de la multitudinaria manifestación de este sábado, contra el FMI y el ajuste, y en defensa de la salud, la educación, la cultura, el agua y los bienes comunes. Las medidas punitivas -salvo que sean expresiones afines al oficialismo- son las principales respuestas de Cambia Mendoza ante los reclamos y conflictos sociales.

Por Negro Nasif | Fotos: Cristian Martínez

A través de sus medios pautados, la Municipalidad de la Ciudad de Mendoza informó que aplicó sanciones a las organizaciones que participaron de la marcha popular del último sábado, en el marco del Día de la Independencia.

Las multas por interrumpir el tránsito de autos son contra el Sindicato de Trabajadores Estatales Autoconvocados (Sitea), el Movimiento Socialista de los Trabajadores (MST) y el Frente Popular Darío Santillán ascienden a 20 mil unidades tributarias cada una, equivalentes a 180 mil pesos, según informó Diario Uno.

 

 

 

La reacción del oficialismo confirma una vez más que las medidas punitivas son las principales herramientas de la alianza de derecha UCR-Pro-Libres del Sur para intentar reprimir las demandas y conflictos sociales. Lo que quedó demostrado recientemente, por ejemplo, con la emergencia en Anestesiología que trató de ser resuelta con la suspensión masiva de matrículas profesionales, y la protesta en San Martín por el femicidio de Agostina Trigo ferozmente reprimida, mediante una cacería -fundamentalmente de mujeres- que incluyó detenciones al voleo y ataques armados a poblaciones de barrios populares.

Esta vez las sanciones son contra quienes organizaron una multitudinaria movilización con legítimas demandas y duras críticas dirigidas al Ejecutivo provincial y -fundamentalmente- el gobierno de Alberto Fernández.

 

 

 

“Mientras el gobierno y la oposición de derecha conmemoran hipócritamente el día de la independencia, pactan con el FMI y profundizan todos los lazos militares, económicos y políticos con el imperialismo”, denunciaron las organizaciones en la concentración que en horas del mediodía se congregó en la Biblioteca San Martín, tras la marcha de una nutrida y diversa columna que atravesó la ciudad desde el Kilómetro 0.

Fueron miles las y los manifestantes que expresaron pluralidad de voces y consignas en contra del pago de la deuda externa, el extractivismo y la criminalización de la protesta, y a favor de la Ley 7722 y los bienes comunes. “Que los recursos vayan a resolver las necesidades populares: salarios, trabajo, jubilaciones, salud, educación, vivienda, cuidados y protección ambiental. El ajuste es también a través de la inflación. Salario mínimo igual a la canasta familiar. Actualización mensual de salarios, jubilaciones y programas sociales”, señalaron en el documento unificado de la convocatoria.

 

 

Profesionales de la salud mendocinos en defensa de la salud pública exigieron recomposición salarial.


 

Texto completo del documento:

El 9 de Julio ganemos las calles en todo el país contra el pacto del gobierno y el FMI

Mientras el gobierno y la oposición de derecha conmemoran hipócritamente el día de la independencia, pactan con el FMI y profundizan todos los lazos militares, económicos y políticos con el imperialismo.

Hoy tenemos una inflación anualizada que alcanzará entre el 75/80%, pérdida salarial, jubilatoria y del poder adquisitivo de los planes sociales, más tarifazos y licencia para el saqueo a petroleras, gasíferas, mineras y el agronegocio. La reciente renuncia del ministro de Economía Martín Guzmán detonó una profundización de la crisis política y económica del gobierno, que se da en medio del crecimiento del hambre y la pobreza, las luchas populares y la crisis política entre sus distintos sectores. Y centralmente por aplicar el ajuste pactado con el FMI. La asunción de Silvina Batakis no significará un cambio de rumbo. Por el contrario, la nueva ministra ya anunció su alineamiento con el programa fondomonetarista.

Pero estos golpes al pueblo están dando lugar a grandes luchas. El movimiento piquetero en enormes movilizaciones y acampes enfrenta el hambre y la pobreza. Este jueves 14 de julio llamamos a apoyar la movilización de la Unidad Piquetera. Los trabajadores del neumático con su sindicato (SUTNA) a la cabeza vienen llevando adelante un gran plan de lucha con paros generales y movilizaciones en defensa del salario y sus condiciones de trabajo. Arcor Bagley está en plan de lucha contra la precarización laboral. En Tierra del Fuego los metalúrgicos de Río Grande fueron a la huelga arrancando paritarias sobre la inflación. Los trabajadores de la salud de Río Negro, los docentes de San Juan, La Rioja y los docentes universitarios de todo el país vienen de grandes medidas de fuerza contra el ajuste salarial contra la educación. Los trabajadores de la 60 fueron al paro contra los despidos. En el canal América, por el pago del aguinaldo. Los pueblos, comunidades y territorios en lucha resisten al avance extractivista de la megaminería y de las petroleras en el Mar Argentino, como luchó y lucha todos los días el pueblo de Mendoza contra los intentos de avanzar en la megamineria y en defensa de la 7722.. Pueblos fumigados y organizaciones siguen la histórica lucha contra el agronegocio de los desmontes, de la industrialización animal, de la soja transgénica y de sus letales agrotóxicos, a los que se suma el reciente trigo transgénico HB4 que, en manos de las empresas del agronegocio, podría volcar nuevos millones de litros de agrotóxicos a nuestro suelo.

Mientras las luchas populares se desarrollan, el gobierno, la justicia y los gobiernos provinciales avanzan en la criminalización de la protesta. Así enfrentamos la avanzada en Jujuy, Misiones, Neuquén, Mendoza, Chubut, Catamarca, Santa Cruz y todo el país con causas contra quienes se organizan para enfrentar el hambre, la miseria y el saqueo. Causas que buscan profundizar el rumbo de criminalización que se expresó en las condenas contra Cesar Arakaki y Daniel Ruiz por su participación en la lucha contra la reforma jubilatoria de Macri. O la sentencia criminal de extradición de Facundo Molares, contra la cual seguimos luchando. Y más recientemente, en la prisión de Julián Lazarte, Jaru Rodriguez Carrero y Oscar Santillán tras la movilización frente al Congreso contra el acuerdo con el FMI, causa por la que continúan procesados al día de hoy.

Parte central de esta ofensiva es el ataque contra el movimiento piquetero independiente, que une a Cristina Kirchner en su intento de traspasar el control de los planes a los punteros de las intendencias y gobernaciones, con el Fiscal Marijuán. Rechazamos esta persecución, los allanamientos a organizaciones populares como el Frente Popular Dario Santillán, MTE, La Dignidad, Movimiento Evita, CCC, FOL, Barrios de Pie y MTR 12 de Abril en Jujuy y CABA, la persecución contra compañeros en todo el país y las causas contra dirigentes del Partido y el Polo Obrero.

Esta ofensiva hacia el movimiento piquetero tiene rostro de mujer a ambos lados del asunto: de un lado, la vicepresidenta y la ahora flamante ministra de economía; del otro, las miles y miles de mujeres y disidencias que constituyen el grueso de las organizaciones sociales. Las declaraciones criminalizantes hacia el sector parecieran no tener en cuenta que las políticas de ajuste refuerzan los procesos de feminización de la pobreza que se vienen agudizando durante los últimos años. En efecto, ante la profundización de la crisis sanitaria y económica, se ha vuelto más evidente que en el capitalismo los costos de la reproducción social son descargados entre quienes garantizamos las tareas de cuidados no remuneradas (en un sentido general las mujeres e identidades feminizadas) y por necesidad y falta de posibilidades caemos en trabajos mucho más precarizados. En este contexto, las políticas del Ministerio de Mujeres, Género y Diversidad se muestran en línea con la consolidación de un ajuste que implica más sobrecarga al trabajo no remunerado y un control violento de nuestros cuerpos sin dispositivos de atención integral a nuestro alcance. Mención aparte merece la situación de las niñeces y juventudes, ubicadas en contexto de exclusión total al contar con más de la mitad bajo la línea de pobreza, sin acceso a una alimentación y educación de calidad, sin asistencia en salud mental y consumos problemáticos, entre otras deficiencias de las políticas públicas vaciadas mediante el ajuste en curso. Criminalizar al movimiento piquetero es atacar lisa y llanamente a las mujeres pobres.

El acuerdo con el Fondo ya incluía la perspectiva de una focalización mayor de la AUH, la Tarjeta Alimentar y las becas Progresar, a cargo del Banco Mundial. El ajuste sobre los “Potenciar Trabajo” es la continuidad de esta política. El salario básico universal que se propone desde algunos sectores del Frente de Todos sería de 14.000$ de miseria. Un debate serio debería incluir las deliberaciones de todo el movimiento piquetero y la clase trabajadora, abarcando la necesidad de superar la desocupación con reparto de horas de trabajo entre ocupados y desocupados, y con una cobertura social como un seguro al desocupado igual a la canasta básica familiar.

La integración de la burocracia sindical al frente gobernante es un punto de apoyo central para que el gobierno haga pasar esta política de ajuste. Por eso exigimos a la CGT y la CTA que rompan con el gobierno y convoquen a un plan de lucha del conjunto de los trabajadores contra este pacto entreguista y en apoyo a todas las luchas. Es necesario un paro nacional que sea el inicio de un plan de lucha de todo el movimiento obrero, en unidad entre ocupados y desocupados en apoyo a los reclamos obreros y populares y contra el ajuste capitalista del gobierno y el Fondo Monetario.

El pacto con el FMI cuenta con el aval de los grandes empresarios, multinacionales, la Sociedad Rural, la Iglesia, la oposición patronal de Juntos por el Cambio y las conducciones sindicales burocráticas y traidoras como la CGT. Además, el acuerdo incluye el compromiso de atender especialmente las demandas de fondos de inversión y banqueros locales para que sigan multiplicando sus ganancias con los títulos del estado. Fue bendecido por el jefe del imperialismo norteamericano, Joe Biden.

El pacto se votó en el Congreso con la venia del macrismo y el radicalismo de Juntos. Y si bien los liberfachos Milei y Espert no lo votaron, fue por derecha, diciendo que reclamaban un mayor ajuste. Por su parte, el sector kirchnerista del Frente de Todos votó en contra y critica este acuerdo, pero no solo no planteó romper con el FMI, ni mucho menos dejar de pagar la deuda, que es ilegítima y fraudulenta, sino que habilitó su tratamiento en las comisiones y en el Senado. Máximo Kirchner y La Cámpora hablaron de un “acuerdo más beneficioso” (como si hubiera un FMI bueno) mientras vienen apoyando el ajuste y votaron la movilidad jubilatoria, un verdadero robo a las y los jubilados al mejor estilo Macri para cumplir con el FMI. Ahora Cristina Fernández directamente envió un proyecto de ley para recaudar y pagarle al FMI con el discurso de que “la deuda la paguen los que la fugaron”, una posición que rechazamos. Porque en el caso de que se recuperaran realmente capitales fugados, deberían ir a los bolsillos del pueblo trabajador, en favor de una política obrera y popular de desarrollo productivo nacional, y no de los usureros.

Frente a esto planteamos un programa de lucha, alternativo, de las y los trabajadores para que la crisis la paguen los que la provocaron y no el pueblo trabajador.

Por esto planteamos: La única deuda a pagar es con el pueblo trabajador. ¡Hay otro camino! Que nadie gane menos de lo que cuesta una canasta familiar básica ($164.000 según ATE Indec) y que todos los salarios, haberes jubilatorios y planes sociales se actualicen mensualmente según el índice de inflación. Desconocer el acuerdo Macri-FMI como todos los acuerdos previos, usureros y fraudulentos de los distintos gobiernos que vienen sometiendo a la clase trabajadora, y utilizar esos y demás recursos nacionales para las prioridades del pueblo trabajador. A los salarios, jubilaciones, trabajo, salud, educación, cuidados, la ciencia, y restauración y protección del ambiente.

Por el reparto de las horas de trabajo sin afectar el salario, jornada laboral de 6 horas. Apertura irrestricta y universalización de los programas sociales en el camino de un seguro al desocupado igual al salario mínimo vital y móvil y plan de obras públicas para generar trabajo genuino. Triplicación del presupuesto educativo y de salud. Estas medidas deben ser parte de un programa alternativo e integral de reorganización social, económico y político por parte de la clase trabajadora, como la nacionalización de todo el sistema bancario para evitar la fuga de capitales y poner el ahorro nacional al servicio de los sectores obreros y populares; acabar con el oligopolio privado y establecer el monopolio estatal del comercio exterior bajo control obrero; nacionalizar todas las empresas privatizadas, el petróleo y el gas, bajo control de trabajadores y usuaries, contra el saqueo y la contaminación y con una perspectiva ambiental y sostenible, entre otras medidas de fondo, como parte de un plan político, económico y social obrero y popular dirigido por las y los trabajadores. En lucha por un gobierno de las y los trabajadores que rompa con el imperialismo y enfrente al capitalismo.

Convocamos a todas las organizaciones que quieran enfrentar este pacto y sus consecuencias a ganar las calles para derrotar esta política de ajuste y entrega.

¡No al pago de la deuda externa! ¡Anulación del acuerdo del gobierno con el FMI! Se fue Guzmán y sigue el FMI.

¡Basta de ajuste, saqueo, extractivismo y dependencia!  ¡La deuda es con los pueblos y la naturaleza! Defendemos la ley 7722. El agua de Mendoza no se negocia

Que los recursos vayan a resolver las necesidades populares: salarios, trabajo jubilaciones, salud, educación, vivienda, cuidados y protección ambiental.

El ajuste es también a través de la inflación. Salario mínimo igual a la canasta familiar. Actualización mensual de salarios, jubilaciones y programas sociales.

Por el triunfo de todas las luchas obreras y populares.

Por un paro nacional y plan de lucha contra el ajuste.

Abajo la criminalización de la protesta.

Solidaridad con la lucha de los pueblos latinoamericanos contra el FMI.