El Gobierno Nacional produjo caídas drásticas en los ingresos de la Provincia de Mendoza. Sin embargo, el gobernador Alfredo Cornejo volvió a respaldar al presidente Javier Milei, celebró la designación de Guillermo Francos en la Jefatura de Gabinete, y pidió que se apruebe con urgencia el proyecto de ley Bases.

Por Negro Nasif

Foto de archivo: Coco Yañez

“Los recursos coparticipables (compuestos centralmente por IVA y Ganancias) sufrieron fuertes caídas producto de la recesión económica (promedio -20% interanual). Adicionalmente, el conjunto de Recursos de Origen Nacional, que incluye la CFI (Coparticipación Federal de Impuestos) más otras transferencias automáticas, cayó en promedio 19% interanual”.

Estos datos forman parte del informe Transferencias a las provincias y municipios. Una aproximación a su evolución durante el primer cuatrimestre de 2024, del CEPA (Centro de Economía Política Argentina), publicado en los últimos días.

Foto de archivo: Coco Yañez

Para el CEPA, “durante los primeros cuatro meses de la gestión de gobierno de Javier Milei, las transferencias a las provincias tuvieron drásticas caídas en casi todos los rubros y a casi todas las provincias”, lo que provocó “una paralización de programas sensibles en términos de políticas públicas, como programas educativos, de salud, de seguridad social; así como obra pública e infraestructura, y programas de apoyo a sectores productivos”.

¿Cómo impactó esto en Mendoza? Del desagregado de datos del informe se puede concluir que las transferencias tributarias de origen nacional remitidas a las arcas de la Provincia cayeron 19% respecto al primer cuatrimestre del año pasado, lo que representa, según reconoció el propio ministro de Hacienda Víctor Fayad, un hachazo de 126 mil millones de pesos.

Foto: Facebook Alfredo Cornejo

En el detalle de las Transferencias no automáticas, es decir aquellas que el presidente Milei distribuyó discrecionalmente, los recursos de Mendoza también se desplomaron.

Casi -30% en Programas Educativos, -55% en Salud y Seguridad Social, -97% en Infraestructura, Hábitat y Transporte, -60% en Vínculo con Provincias y Municipios y -100% en Investigación e Impulso Productivo, son los números rojos de la cruel relación entre Milei y Cornejo.

Foto de archivo: Coco Yañez

La motosierra en estos casos significa menos plata para salarios de trabajadores de la educación, debido a la poda del Fondo Nacional de Incentivo Docente, y una restricción más que significativa de recursos para gestión educativa y comedores escolares. En materia de Salud, el ajuste obliga a una dramática desinversión en infraestructura hospitalaria y de atención primaria.

Con el recorte nacional, Milei disminuyó a prácticamente a cero las transferencias no automáticas para obras públicas, infraestructura de saneamiento, viviendas, urbanización, y las que el gobierno anterior destinaba a políticas de hidrocarburos, reconversión productiva y formación tecnológica. Además, restó más de la mitad de los fondos que recibían los departamentos.

Hace tres años, los diputados nacionales de Juntos por el Cambio, Jimena Latorre, Luis Petri, Omar De Marchi, Federico Zamarbide, Claudia Najul y Alfredo Cornejo, grabaron un video para denunciar públicamente que “el Gobierno Nacional discrimina a Mendoza y castiga a todos los mendocinos con el reparto de fondos en plena pandemia”. A partir de entonces, el relato de la discriminación contra nuestra provincia se convirtió en uno de los ejes centrales del discurso político-mediático para explicar, con argumentos no siempre basados en datos reales, la olvidable gestión del exgobernador Rodolfo Suarez y promover la separación de Mendoza del resto del país.

Hoy, frente al “ajuste más grande de la historia de la humanidad”, como lo define gozosamente Milei, el actual mandatario provincial se alejó definitivamente de las denuncias de discriminación y de su propuesta de MendoExit separatista, para apoyar a viva voz las políticas del castigador libertario.

Foto: Facebook Alfredo Cornejo

“Es muy relevante que la Ley Bases sea sancionada. Llevamos cinco meses y necesitamos que el Congreso le dé al Gobierno nacional, no por el Gobierno nacional solamente, sino por la sociedad argentina toda, credibilidad y legitimidad para liderar este proceso de cambio y reforma económica y que sean aprobadas”, sostuvo Cornejo la semana pasada, ante empresarios de la Unión Industrial Argentina, en un nuevo gesto de subordinación.

 

Hood Robin Cornejo