El senador Lucas Quesada, devenido en militante por la reactivación del turismo, participó en una protesta “autoconvocada” en contra del intendente de San Rafael. El archivo de la Legislatura explica que su intervención está motivada por más ceros que el enfrentamiento partidario con Félix.

[/media-credit] Emir Félix, intendente de San Rafael.

El pasado 15 de julio, en la plaza departamental de San Rafael, se llevó a cabo una protesta bajo el lema “Turismo somos Todos”. La manifestación  fue “autoconvocada” a través de redes sociales y panfletos por transportistas, agencias de viajes, hoteles, restaurantes y trabajadores del sector.

El descontento con el intendente Emir Félix es por la decisión de excluir a San Rafael de la apertura del turismo interno decretada por el gobernador Suarez el 12 de junio. Consultado por las razones de la disposición, el cacique sureño explicó que “el turismo de San Rafael no se salva solamente con el turismo interno de la provincia. Vamos a ver cómo ayudamos a los pequeños empresario del sector pero después de haber hecho tanto esfuerzo es necesario cuidarnos y mantener el nivel de actividades que estamos sosteniendo en el departamento”.

[/media-credit] El senador Quesada (primero de derecha a izquierda) en la manifestación.

Más allá del genuino reclamo del sector y del derecho constitucional a la protesta de las y los ciudadanos, llamó la atención que entre los “autoconvocados” se colara el senador provincial del radicalismo Lucas Quesada, ex precandidato a intendente de Cambia Mendoza y acérrimo opositor al jefe comunal justicialista.

Quesada, quien evitó difundir en redes sociales su participación en la protesta, además de ser legislador provincial ocupa el cargo de vicepresidente del Ente Mendoza Turismo (EMETUR). Aunque algunas fuentes consultadas por EL OTRO señalan que el senador radical también tendría vinculaciones económicas con empresas del sector. De ahí sería su particular interés en la reapertura de la actividad, más allá de los riesgos de la expansión del coronavirus que, por ejemplo, llevaron a su correligionario e intendente de Malargüe, Juan Manuel Ojeda, a retroceder en el ingreso de visitantes a ese departamento del sur mendocino.

[/media-credit] Quesada y Juan Carlos Jaliff (Bloque UCR de Senadores)

De acuerdo con su declaración jurada, el senador Quesada posee seis inmuebles, incluida una casa de fin de semana de 150 metros cuadrados, con quincho y pileta, construida sobre un terreno de 8225 metros cuadrados. También dos automóviles: una camioneta Toyota Hilux y un auto Ford Focus. Entre sus actividades comerciales, figura una empresa de servicios de entretenimientos y videojuegos, aunque no registra negocio alguno vinculado al rubro turístico, tal como atribuye documentación oficial.

Según consta en el archivo de la Cámara de Diputados, el legislador Francisco Javier Cofano presentó en octubre de 2017 un pedido de informes para que el Ente Provincial de Turismo comunique si Lucas Quesada estuvo vinculado “con la compra del Palace Hotel, ubicado en Las Heras 70 de la Ciudad de Mendoza”.

[media-credit name=”Foto: Coco Yañez” align=”alignnone” width=”640″][/media-credit]

El diputado Cofano señaló que “en diciembre del 2016 las noticias daban cuenta de que la operación ascendía a más de un millón de dólares, sin especificar quién o quiénes compraban” y aseguró que, “de acuerdo a las inscripciones impositivas, figura explotando el hotel el padre de Lucas Quesada, Nº de CUIT 20-12518768-5, con actividad principal 551023, Servicio de alojamiento en hoteles, hostería y residenciales similares…”

A través de un medio de comunicación de San Rafael, Quesada negó que él o su padre fuesen propietarios del hotel en cuestión, sin embargo la presidenta del EMETUR, Gabriela Testa, no ratificó la información ante la Cámara de Diputados.

[/media-credit] Palace Hotel, Las Heras 70 de Capital.

Es por eso que en los primeros días de noviembre Cofano insistió en un pedido de interpelación de Quesada para que explique, entre otras cosas, “Cuál es la razón por la que desmiente que su familia tenga vinculación con la explotación comercial, si las inscripciones impositivas figuran a nombre de su padre”.

El pedido de informe fue respaldado con fotografías tomadas en el hall del Palace Hotel, donde en una pared se encontraba la Constancia de AFIP con la siguiente Data Fiscal: “CUIT 20-12518768-5, Quesada, Orlando Alberto, IVA Responsable Inscripto. Las Heras 70. Mendoza”.

[/media-credit] Data Fiscal de Palace Hotel.

El oficialismo no aprobó el pedido de informes, tampoco la solicitud de interpelación de Lucas Quesada, quien jamás explicó oficialmente la extraña coincidencia.

 

 


 

EL OTRO TE NECESITA

No recibimos pauta del gobierno ni dinero de grandes empresas. Por eso hoy más que nunca es indispensable tu apoyo económico para sostener este proyecto de comunicación independiente. Sumate ahora mismo a la Comunidad EL OTRO con un aporte mínimo de $200 mensuales.

 

Aporto $200

Aporto $300

  Aporto $500 

Yo defino mi aporte

 

Una vez que hagás tu colaboración recibiremos automáticamente un mail y nos comunicaremos con vos. Si tenés dudas o consultas podés escribirnos a través del messenger de la Comunidad o del correo electrónico comunidadelotro@gmail.com .

Si luego de hacer el aporte decidís interrumpirlo, podés darte de baja en cualquier momento. No exigimos un tiempo de permanencia.

 


 

¿Por qué te pedimos ayuda?

 

Somos una cooperativa de trabajadorxs de la comunicación integrada por doce profesionales que desde hace más de tres años publicamos el diario digital EL OTRO (www.elotro.com.ar).

Investigamos al poder y mostramos sus mugres bajo la alfombra, retratamos la Mendoza invisibilizada, te acercamos a las y los artistas que cotidianamente construyen nuestra cultura, y te acompañamos en incontables manifestaciones, marchas y protestas en las calles mendocinas. Porque siempre estuvimos en la misma vereda que vos.

Pusimos el hombro y el cuerpo para sostener el compromiso con tu derecho a la información, manteniendo el pacto de honestidad intelectual que te planteamos desde el inicio, y asumiendo los costos y riesgos que trae el ejercicio de la libertad de expresión y la crítica ante gobiernos marcadamente autoritarios.

Queremos seguir haciendo lo que más nos gusta: periodismo cooperativo y solidario, a contramano del discurso oficial.