La pandemia no frenó la precarización de los y las trabajadoras de la educación de Mendoza. Por el contrario, Thomas aprovecha la situación y profundiza el trabajo que inició Correas. El Memorándum de Asistencia, un nuevo artilugio para computar la productividad.

[media-credit name=”Foto de archivo: Coco Yañez” align=”alignnone” width=”640″][/media-credit]

Nadie puede negar la continuidad del proyecto político de Alfredo Cornejo. El esquema gerencial de Suarez se aplica con la misma fórmula: reducción del Estado en connivencia con la élite empresarial local y el auxilio del aparato mediático.

En ese cuadro de economía liberal la calidad de los servicios esenciales pierde por goleada. El desmantelamiento de Educación y Salud avanza en todos los aspectos. Por un lado, falta de infraestructuras e insumos y, por el otro, deterioro de las condiciones laborales y salariales con incremento de presiones y exigencias, más allá de cualquier estatuto.

[/media-credit] José Thomas, director general de escuelas.

Una muestra del avance de las políticas de ajuste y compulsión es la situación que se da por estos días en el plano de la educación. Frente al reclamo y la insistencia para que el gobierno convoque a paritarias y ponga en marcha el llamado a suplencias, la Dirección General de Escuelas (DGE) presentó unilateralmente un Memorándum de Asistencia con el objetivo de incrementar el control sobre directivos, profesores y alumnes, acrecentando las responsabilidades de les trabajadores.

La disposición ordena que los docentes llenen y suban a la plataforma de gobierno dos dispositivos virtuales por jornada, uno con el detalle de los contenidos, la cantidad de estudiantes y los datos personales de los mismos, y el otro computando la asistencia de las y los alumnos, discriminando entre presentes, ausentes y no computable. Todo esto en un contexto en el que la mayoría de las y los educadores se vieron obligados a incrementar sus horas de trabajo, emplear herramientas informáticas propias y hacerse cargo del servicio de internet fija y móvil con un salario que permanece congelado.

Fragmento inicial del Memorándum elaborado por José Thomas y su equipo.

Está visto que José Thomas no se achica frente a los logros de Jaime Correas, el exdirector del gobierno escolar de Cornejo quien se coronó con el ítem aula, un anexo al sueldo docente que perjudicó económica y laboralmente a la mayoría de las y los trabajadores de la educación de Mendoza.

Las gestiones del nuevo titular de la DGE recorren el mismo camino que se inició en 2015: bajo el discurso de la eficiencia se flexibilizan las condiciones de trabajo con el consecuente deterioro de la calidad de la educación. En ese marco, y en el contexto de la pandemia, el titular de la DGE osciló entre la idealización de la “educación a distancia” -tapando las falencias estructurales-, la decisión de dejar sin efecto el cierre de notas del primer cuatrimestre, el demérito del trabajo por la emergencia sanitaria, y la presentación del nuevo artificio para controlar la productividad.

[/media-credit] Sebastián Henríquez, secretario general del SUTE.

Mientras tanto, no hay ningún pronunciamiento de la máxima autoridad de la DGE, tampoco del gobernador Suarez, respecto de los pedidos que el Sindicato Unido de Trabajadores de la Educación (SUTE) viene realizando con igual reiteración que impotencia: apertura de paritarias y llamado a suplencias urgentes para subsanar la situación de los docentes que, pese a sus problemas de salud, siguen al frente de las aulas.

Docentes con situaciones económicas graves, estudiantes sin docentes y escuelas sin directivos confrontan con un gobierno provincial que ya eligió un fusible: el salario de los trabajadores y un medio aguinaldo que, tal como ya anunció el gobernador, se pagará en cuotas. 

 


 

Comunicado del Sindicato Unido de Trabajadores de la Educación:

¡Abran paritarias Ya!

Sr. Gobernador: escuche a los/as Trabajadores/as de la Educación ¡Abran paritarias Ya! Cada vez que el gobierno saca una exigencia burocrática nueva, desde sus oficinas, se siente como un insulto, como un ninguneo.  Imponen y confunden Cansados/as, hartos/as, enojados/as, de que la DGE se dedique especialmente a hacernos más angustiante nuestra tarea y nuestra vida cotidiana en el medio de esta crisis. Pero no sólo cada uno/a de los trabajadores de la educación, sino estudiantes y familias nos tenemos que adaptar y readaptar a sus arbitrarios cambios de directivas cada semana

Saturados/as de tareas, pero sobre todo de exigencias ridículas,  de informes y más informes, de tiempo y tiempo para pedirnos cosas que no corresponden y que no ayudan en nada a los/as estudiantes ni a nosotros/as.  Angustiados/as y sin “vida propia”, porque nos consume hasta el tiempo del  descanso y del cuidado afectando a nuestras familias, siendo que la mayoría somos mujeres; sin recursos, gastando el salario que no alcanza en los medios de trabajo (internet, computadora, celular, etc.) que el gobierno no nos da, cuando es su responsabilidad y encima persiguiéndonos cuando les ponemos un límite a su prepotencia e ignorancia sobre lo que nos está pasando. Hartos/as de su cinismo e insensibilidad: tenemos cientos/as de compañeros/as sin trabajo porque todavía no llaman a suplencias para cubrir horas y cargos vacantes y programas como Jornada Extendida, mientras nos presionan y amenazan a otros/as para ocupar esos espacios, gratis, con más sobrecarga. Llegan a la desvergüenza de convocar a nuestras compañeras docentes en Cambios de Funciones, para “proponerles” que cubran voluntariamente esas suplencias, atacando sus derechos y el derecho al trabajo de quienes están desesperadas porque no tienen cómo sostener a sus familias. Tampoco les importa el riesgo que corren celadores/as y directivos cada vez que los obligan a abrir las escuelas convocando sin protocolos de seguridad y sin elementos de prevención serios. No sorprende, entonces, que se hagan los desentendidos sobre la situación de nuestros/as estudiantes y la enorme desigualdad educativa que se profundiza, mientras pretenden sobrecargarnos a nosotros/as de la que es su responsabilidad como Estado.

Esfuerzo de nuestra parte para sostener esta educación de emergencia, frente a una desmedida burocracia de parte del gobierno El gobierno de Suárez y la DGE de Thomas tiene que dejar de jugar por los medios de comunicación al “diálogo”, y abrir ya el único ámbito institucional de la democracia para resolver nuestros problemas: la paritaria. Funciona la Legislatura provincial sancionando leyes de manera virtual, pero se niegan a discutir nuestro salario y la situación que atravesamos con quienes sostenemos el sistema educativo, mientras ellos se dedican a sacar memos y resoluciones. Somos miles debajo de la línea de pobreza. Y estamos hartos/as de su autoritarismo. Nos convocamos en asambleas en cada escuela para organizar plan de lucha y enfrentar colectivamente estos ataques. ¡Abran Paritarias YA! SECRETARIADO EJECUTIVO PROVINCIAL  SUTE.

 


 

EL OTRO TE NECESITA

No recibimos pauta del gobierno ni dinero de grandes empresas. Por eso hoy más que nunca es indispensable tu apoyo económico para sostener este proyecto de comunicación independiente. Sumate ahora mismo a la Comunidad EL OTRO con un aporte mínimo de $200 mensuales.

 

Aporto $200

Aporto $300

  Aporto $500 

Yo defino mi aporte

 

Una vez que hagás tu colaboración recibiremos automáticamente un mail y nos comunicaremos con vos. Si tenés dudas o consultas podés escribirnos a través del messenger de la Comunidad o del correo electrónico comunidadelotro@gmail.com .

Si luego de hacer el aporte decidís interrumpirlo, podés darte de baja en cualquier momento. No exigimos un tiempo de permanencia.

 


 

¿Por qué te pedimos ayuda?

 

Somos una cooperativa de trabajadorxs de la comunicación integrada por doce profesionales que desde hace más de tres años publicamos el diario digital EL OTRO (www.elotro.com.ar).

Investigamos al poder y mostramos sus mugres bajo la alfombra, retratamos la Mendoza invisibilizada, te acercamos a las y los artistas que cotidianamente construyen nuestra cultura, y te acompañamos en incontables manifestaciones, marchas y protestas en las calles mendocinas. Porque siempre estuvimos en la misma vereda que vos.

Pusimos el hombro y el cuerpo para sostener el compromiso con tu derecho a la información, manteniendo el pacto de honestidad intelectual que te planteamos desde el inicio, y asumiendo los costos y riesgos que trae el ejercicio de la libertad de expresión y la crítica ante gobiernos marcadamente autoritarios.

Queremos seguir haciendo lo que más nos gusta: periodismo cooperativo y solidario, a contramano del discurso oficial.