En contradicción con sus propias palabras, un decreto de Rodolfo Suarez reconoció que los ingresos provinciales aumentarán en torno a los 9.500 millones de pesos. “La recaudación estimada para el Ejercicio 2021 será superior a la prevista en el cálculo de recursos de origen nacional de libre disponibilidad”, señala la norma firmada por el gobernador de Mendoza y los ministros de su gabinete. Si bien el decreto fue sancionado el pasado 11 de agosto, en medio de un clima creciente de protestas y huelgas del sector de la Salud, fue publicado recién ayer. Otra vez el engaño y el ocultamiento de información pública como sello de la gestión cambiemita.

Por Negro Nasif

Foto de archivo: Ampros

El 11 de agosto, en una negociación por fuera de la mesa paritaria, representantes de la Asociación Mendocina de Profesionales de la Salud (Ampros) rechazaron de plano una propuesta salarial del Gobierno de Mendoza.

“Después de dos jornadas de más de cuatro horas diarias de intenso debate con el Ejecutivo Provincial, con la presencia de los ministros de Salud Ana María Nadal, de Gobierno Víctor Ibañez y de Hacienda Lisandro Nieri, no se arribó a ningún acuerdo en cuanto a la propuesta salarial verbal ofrecida, por haberla considerado totalmente insuficiente”, señaló entonces la organización sindical, que anunció además la profundización del plan de lucha como respuesta a “la insensibilidad e irresponsabilidad de este Gobierno hacia los profesionales de la salud que atienden esta pandemia y la salud de los mendocinos”.

Ese mismo día, la ministra Nadal y sus pares Nieri e Ibañez firmaron un decreto junto al resto de los miembros del gabinete y, por supuesto, el gobernador Rodolfo Suarez, en el que contradijeron la supuesta falta de recursos del Estado provincial, un latiguillo que el Ejecutivo anticipó en julio cuando anunció el decretazo salarial y reiteró sin cesar en las sucesivas instancias de negociación que concluyeron casi un mes más tarde.

“El Gobierno Provincial recibió a representantes de Ampros para continuar con las negociaciones fuera de la paritaria. En una primera instancia y durante la paritaria de este año, Ampros pidió cláusula gatillo, algo inviable para las arcas del Estado con la crisis financiera que atraviesa Mendoza y el país a raíz de la pandemia de covid-19”, adujo el Gobierno en su comunicado oficial del 11 de agosto, publicado minutos más tarde de la sanción secreta del decreto 1151/21 en el que, contrariamente, se considera “una mayor recaudación estimada por sobre la presupuestada en el presente ejercicio”.

Foto de archivo: Seba Heras

“La recaudación estimada para el Ejercicio 2021 será superior a la prevista en el cálculo de recursos de origen nacional de libre disponibilidad”, señala la norma del gobernador, quien decretó un incremento de erogaciones presupuestarias por 9.500 millones de pesos, distribuidos fundamentalmente entre Hacienda (2.596 millones de pesos), Salud, Desarrollo Social y Deportes (2.220), Economía (1.300), Educación (779), Policía y Servicio Penitenciario (766), Vivienda (600), Vialidad (500) y Servicios Públicos (300 millones de pesos).

A su vez, parte de ese incremento (3.727 millones de pesos) fueron reasignados en diferentes reparticiones del Estado, entre las que se destacan los hospitales públicos y la Dirección General de Escuelas.

Lisandro Nieri, ministro de Hacienda. Foto: Cristian Martínez

No solo llama la atención la hipocresía del Gobierno provincial ante los legítimos reclamos de las y los trabajadores de la salud, educación y demás áreas esenciales del Estado, con sueldos completamente depreciados en un clima inflacionario y total congelamiento de haberes durante todo 2020, sino que también resulta sumamente notorio que el mismo mandatario que constantemente responsabiliza al Gobierno nacional de la crisis social y económica de Mendoza, termine por aceptar en su decreto una proyección de recursos nacionales de libre disponibilidad por encima de la pauta consignada en el proyecto 2021 que el propio Suarez y su ministro Nieri enviaron a la Legislatura.

No menos llamativa, aunque ya forma parte del estilo de gestión, fue el ocultamiento de información esencial, como lo es la pauta de ingresos y egresos de las cuentas públicas mendocinas. Un mes y medio tardó el Gobierno en dar a conocer una verdad presupuestaria que escondió deliberadamente, engañando a los trabajadores esenciales en lucha con el repetido “no hay más plata”.

Sí, Suarez miente.

 

¿Y dónde está mi canasta básica?

¿Por qué el Gobierno borró esta noticia?

Sueldo estatal: se viene el decretazo