Un agente disparó su arma al aire y apuntó a dos jóvenes en la plaza de esa localidad de San Rafael. El video de los incidentes en esta nota.

La plaza Libertador General San Martín (ex plaza Los Inmigrantes) de Real del Padre es uno de los pocos espacios públicos con que cuentan los habitantes de esa localidad de San Rafael para su esparcimiento y recreación. Es frecuente que allí se congreguen familias y jóvenes para compartir un momento de encuentro, charla, incluso guitarreadas, en el medio de la noche.

Aunque, según reconocen los propios vecinos, últimamente la acostumbrada paz del lugar suele ser interrumpida por actos arbitrarios de la policía local. Uno de estos casos de violencia institucional se vivió alrededor de las 3:30 hs. de ayer, cuando un efectivo amenazó a un grupo de jóvenes con una de sus armas reglamentarias.

Los hechos

EL OTRO dialogó con una testigo presencial quien contó lo sucedido en la convulsionada madrugada del domingo. La joven, quien pidió reserva de su identidad, nos relató: “Estábamos con un grupo de amigos y dos mayores conversando en el centro de la plaza. Un móvil se paró detrás de un auto que estaba estacionado y le pidió al conductor su identificación y el carnet de conducir. Al rato, parece que discutieron, y dos policías (una mujer y un hombre) los hicieron bajar, los pusieron contra el auto, mientras los manoteaban y gritaban. Desde donde nosotros estábamos se escuchaba y veía todo. Algunos chicos se acercaron hasta ahí, y a uno de ellos (que tenía una gorrita) el policía también lo puso contra el auto y lo empezó a revisar”.

“El policía estaba alterado -sigue narrando la vecina de Real del Padre-, lo empezó a ´bardear´ y el pibe se molestó. Otro de los chicos, aparentemente el hermano, salió a defenderlo indignado por la situación, y le dijo: “¡Pará! ¿Por qué lo revisás, por qué te la agarrás con él?, porque tiene gorra, seguro”. Fue entonces cuando el uniformado tomó un arma larga y comenzó a seguir a este último joven.

[media-credit name=”Foto de archivo: Gob. de Mza.” align=”aligncenter” width=”640″]munives-montero-pares[/media-credit]

La comunidad de Real del Padre espera una pronta respuesta del Jefe de la Policía de Mendoza, Roberto Munives, para que los casos de violencia policial se terminen.

Un tiro al aire

Otra de las personas que estuvieron en el lugar accedió a dar su versión a este medio, pero dejando en claro que sentía mucho miedo por lo ocurrido y que no quería que su nombre trascendiera “porque el pueblo es chico y nos conocemos todos”.

Según este testigo, el policía insistió con detener a uno de los jóvenes y como éste no le obedeció disparó su arma y se replegó hacia el móvil. “Era una locura, en la plaza habían familias, más de cuarenta personas, pibes tocando la guitarra, otros chicos tomando algo, cuando sentimos el disparo”, relató a EL OTRO este sanrrafaelino y agregó: “Supongo que era una bala de goma. Se sintió un estruendo y ahí nomás algunos mayores que estaban en la plaza avanzaron sobre el policía para pedirle explicaciones y que se identificara. El ´cana´ se negó y enseguida apuntó con la misma escopeta contra dos chicos y les dijo que se quedaran callados que a ellos también les iba a tirar”.

Ambos agentes estaban muy alterados y en el medio de los incidentes encendieron la sirena del móvil para intentar disuadir a la gente. Pero lejos de calmarse, la situación se tornó más tensa cuando el efectivo tomó violentamente de la ropa a uno de los jóvenes quien respondió agrediéndolo. “La cosa se le fue de las manos, la compañera del policía (que al principio reía soberbiamente) ahora estaba nerviosa y pedía a gritos que su colega se fuera de ahí. El chico golpeado no fue seleccionado casualmente, el policía lo buscó sabiendo lo que venía, sabiendo con quién se metía. Buscó violentarlo para que él reaccione”, relató otra oriunda del lugar.

“La policía se mete con los que no se tienen que meter. Hace unos meses se hizo una pueblada aquí pidiendo más seguridad, porque había muchos robos, cambiaron el personal, a partir de entonces se empezó a hacer común que pidan identificación a la gente en el pueblo y que maltraten a los jóvenes por el sólo hecho de estar en la noche en la calle o en la plaza”, se quejó una mujer -nacida y criada en Real del Padre- quien aclaró no estar a favor de ningún delincuente, sino en contra del abuso de autoridad.