Pasado el mediodía de ayer, el gobernador Suárez, con el claro objetivo de deslegitimar la protesta social, calificó de violentos y dogmáticos a quienes se manifiestan en contra de la ley cianuro, los acusó de mentirosos y de no tener fundamentos, de sembrar el miedo y la confusión en la sociedad y de asustar a través de las redes sociales. Por la noche la respuesta social fue contundente: una multitud salió otra vez a las calles a decirle ¡No! a la reforma de la Ley 7722. Convocan a una nueva marcha masiva para el próximo lunes hacia Casa de Gobierno.

Por Negro Nasif | Fotos: Coco Yañez y Cristian Martínez

Como para ganar tiempo, este jueves el gobernador de Mendoza convocó a una conferencia de prensa a fin de anunciar un llamado al diálogo para la reglamentación de la nueva Ley 9209, conocida popularmente como ley cianuro.

Visiblemente enojado, Rodolfo Suárez comenzó su llamado a la “paz social” con nula buena fe, calificando de violentos, mentirosos, dogmáticos, sin fundamentos, y propaladores del miedo, a quienes defienden el agua pura y exigen la prohibición del uso de cianuro y otros tóxicos en la minería. Además, contra todas las evidencias que ya son públicas, el dirigente radical negó haberlos reprimido el pasado lunes.

[media-credit name=”Foto: Cristian Martínez” align=”alignnone” width=”640″][/media-credit]

“Mendoza tiene un modelo productivo que viene cayendo, que no viene generando riquezas, que no viene generando inversiones. Tenemos el 40% de la población por debajo de la pobreza. Esto significa que hay mendocinos y mendocinas que no comen, que no pueden mandar a sus chicos al colegio, que no tienen para vestimenta, que la están pasando muy mal”, sinceró Suárez, asumiendo la pesada herencia recibida de su mentor y correligionario Alfredo Cornejo. E inmediatamente puso todas sus esperanzas no en el cambio de las políticas neoliberales que vienen destruyendo nuestra economía, sino en la megaminería a cielo abierto como la principal posibilidad para superar la pobreza y la desocupación en Mendoza.

En la visión del mandatario mendocino, lo que impide el avance minero es la ignorancia, la confusión, la falta de información y el miedo que, según él, se promueve desde el anonimato de las redes sociales. Desconociendo así, además de la multitudinaria movilización popular, los numerosos aportes que desde el campo científico se realizan desde hace años para proteger nuestros escasos recursos hídricos.

[media-credit name=”Foto: Coco Yañez” align=”alignnone” width=”640″][/media-credit]

Sin ir más lejos, el pasado 19 de diciembre, previo a la aprobación de la ley cianuro, trabajadores de Ciencia y Técnica del Instituto Ianigla-Conicet propusieron repensar el futuro desarrollo socioeconómico, el uso del agua y la conservación de ambientes naturales de Mendoza. En un comunicado difundido entonces, desde esa prestigiosa institución cuestionaron la flexibilización de la Ley 7722 pretendida por el gobierno y la ausencia de un debate serio, profundo y de aportes de diferentes sectores sociales.

La advertencia de este calificado organismo como de tantos científicos y científicas de Mendoza, Argentina y el mundo fue desoída por Suárez y ahora, apremiado por la presión social y un probable escenario de conflicto de cara a la Vendimia, convocó a un simulacro de diálogo que no modificará ni un ápice la discusión central: el uso de sustancias contaminantes en proyectos de megaminería a cielo abierto.

[media-credit name=”Foto: Cristian Martínez” align=”alignnone” width=”640″][/media-credit]

No obstante la convocatoria del gobernador, la respuesta de organizaciones sociales, políticas, ambientalistas y de ciudadanos y ciudadanas autoconvocadas no tardó en llegar. Anoche mismo la pueblada por el agua pura no mordió la zanahoria de Suárez y siguió en las calles. Encabezada por la marcha de los Tambores por el agua, una multitud que confluyó en Plaza Independencia de Capital exigió al gobernador de Mendoza la derogación lisa y llana de la ley cianuro para restituir la plena vigencia de la Ley 7722, “guardiana del agua”.

Por su parte, la Asamblea del Pueblo de Mendoza por el Agua, anunció ayer la continuidad de un plan de lucha que prevé una concentración masiva para el próximo lunes 30 de diciembre a las 10 hs., en el Nudo Vial de acceso este de la Capital, y una posterior marcha a las 11 hs. hacia Casa de Gobierno.

 


 

La celebración del ¡No!

Anoche, miles y miles poblaron la Ciudad de Mendoza celebrando con tambores la defensa de la Ley 7722 y exigieron la derogación de su reforma. Otra jornada histórica de la pueblada mendocina por el agua pura que terminó con una masiva fiesta en Plaza Independencia. Crónicas fotográficas de nuestros reporteros gráficos.

Fotos de Coco Yañez

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Fotos de Cristian Martínez

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Una “zanahoria” con olor a cianuro