Durante los cuatro años del gobierno de Alfredo Cornejo, el Ministerio de Seguridad aumentó 80% las partidas presupuestarias de gastos reservados, lo que equivale a un promedio de 10 millones de pesos anuales de libre disponibilidad en manos del Ejecutivo. Lejos del ajuste, el Presupuesto 2020 de Rodolfo Suarez elevó ese ítem a 14,4 millones de pesos. La rendición “transparente” de estos dineros se rige por viejas normas de gobiernos de facto.

EXCLUSIVO | Una investigación de EL OTRO

[/media-credit] Archivo: Francisco Pérez y Alfredo Cornejo.

De acuerdo con información oficial a la cual tuvo acceso EL OTRO, el Ministerio de Seguridad de la gestión del exgobernador Francisco Pérez contó con un total de $22.398.000 destinados a “erogaciones sin discriminar”, asignadas en los presupuestos 2012 a 2015. Es decir, fondos reservados de libre disponibilidad para la lucha contra el delito.

Al dejar su mandato en 2019, los gastos secretos en Seguridad de la administración de Alfredo Cornejo crecieron notablemente. De acuerdo con los registros de contabilidad pública analizados por este diario, el exmandatario radical incrementó en un 80% los fondos reservados respecto de la gestión anterior, engordando la caja discrecional a $40.096.210, conforme al siguiente detalle:

2016: $8.500.000.
2017: $9.000.000.
2018: $10.413.000.
2019: $12.183.210.

Transparencia cero

[/media-credit] Fallo 17.352/2020

La rendición de los fondos reservados se rige por la ley provincial 1003, sancionada hace 88 años en plena Década infame. El artículo 27 de esa norma establece que los “gastos de carácter secreto o reservado” autorizados al Poder Ejecutivo deben ser remitidos al Tribunal de Cuentas “para su examen y aprobación”.

Debido a la falta de precisión de esa ley de los años 30 del siglo pasado, el Tribunal, mediante el Acuerdo 1302/82 emitido bajo el gobierno de la última dictadura, especificó que “la rendición de cuentas de las partidas de carácter reservado, que deben remitir directamente al Tribunal los funcionarios que reciben dichos fondos, deberá instrumentarse mediante los comprobantes respectivos o un resumen conceptual de las erogaciones”.

[/media-credit] Gianni Venier, ministro de Seguridad de la gestión Cornejo.

Es decir que el gobierno no está obligado a exhibir las constancias formales de gastos, como una factura o un ticket, sino que basta con la entrega de las planillas de ejecuciones presupuestarias con referencias globales acerca del dinero desembolsado. ¿El destino concreto del mismo? Aunque no resulte muy lógico, depende de la honestidad del funcionario interviniente y permanece en el misterio por “razones de seguridad”.

En este sentido, llama la atención en la gestión Cornejo que año tras año la asignación de gastos reservados haya sido consumida eficientemente hasta la última moneda, completando los números redondos indicados en el presupuesto. Esto ocurrió durante los años 2016, 2017 y 2018. Sin embargo, en 2019 el Ministerio de Seguridad informó un disponible de $487.327,40, saldo remanente de los $12.183.210 que fijó la Legislatura.

El lastre

Los gastos secretos en el Estado son una rémora de los gobiernos autoritarios y, a pesar de que la discusión sobre su vigencia es de vieja data, cobra actualidad ante las revelaciones recientes acerca del uso de los mismos por la Agencia Federal de Inteligencia y algunas policías provinciales.

Ya en 2004, tras el estallido y en medio del que se vayan todos, el diputado socialista Héctor Polino advertía: “La transparencia que nos reclama la sociedad a todos los funcionarios no se condice con la posibilidad de que aún hoy se incorpore en los presupuestos de la administración pública la figura de los ‘gastos reservados’. Esta situación no puede menos que asociarse con la corrupción que afecta sensiblemente al erario. Un reparto indiscriminado de dinero y gastos dispendiosos y secretos no hace más que socavar la ya debilitada imagen de la política argentina”.

[/media-credit] Rodolfo Suarez

En la Mendoza de hoy, lejos de los principios republicanos tan caros al radicalismo histórico, el gobernador Rodolfo Suarez incluyó en su proyecto de Presupuesto 2020, $14.400.000 destinados a “erogaciones reservadas”, 18% más que la pauta de gastos secretos del último año de Cornejo, su padrino político.

 

 

Cornejo blindado: “No soy un ciudadano común”

 

 


 

EL OTRO TE NECESITA

No recibimos pauta del gobierno ni dinero de grandes empresas. Por eso hoy más que nunca es indispensable tu apoyo económico para sostener este proyecto de comunicación independiente. Sumate ahora mismo a la Comunidad EL OTRO con un aporte mínimo de $200 mensuales.

 

Aporto $200

Aporto $300

  Aporto $500 

Yo defino mi aporte

 

Una vez que hagás tu colaboración recibiremos automáticamente un mail y nos comunicaremos con vos. Si tenés dudas o consultas podés escribirnos a través del messenger de la Comunidad o del correo electrónico comunidadelotro@gmail.com .

Si luego de hacer el aporte decidís interrumpirlo, podés darte de baja en cualquier momento. No exigimos un tiempo de permanencia.

 


 

¿Por qué te pedimos ayuda?

 

Somos una cooperativa de trabajadorxs de la comunicación integrada por doce profesionales que desde hace más de tres años publicamos el diario digital EL OTRO (www.elotro.com.ar).

Investigamos al poder y mostramos sus mugres bajo la alfombra, retratamos la Mendoza invisibilizada, te acercamos a las y los artistas que cotidianamente construyen nuestra cultura, y te acompañamos en incontables manifestaciones, marchas y protestas en las calles mendocinas. Porque siempre estuvimos en la misma vereda que vos.

Pusimos el hombro y el cuerpo para sostener el compromiso con tu derecho a la información, manteniendo el pacto de honestidad intelectual que te planteamos desde el inicio, y asumiendo los costos y riesgos que trae el ejercicio de la libertad de expresión y la crítica ante gobiernos marcadamente autoritarios.

Queremos seguir haciendo lo que más nos gusta: periodismo cooperativo y solidario, a contramano del discurso oficial.