La página web de la Dirección de Estadísticas e Investigaciones Económicas de Mendoza (DEIE), una suerte de “indec” provincial, presenta curiosas omisiones en sus registros y una falta de actualización de indicadores básicos. ¿Ineficiencia u ocultamiento intencional de datos? 

Portada de la web oficial de la DEIE Captura de pantalla
 

La Dirección de Estadísticas e Investigaciones Económicas de la Provincia, está a cargo de Facundo Biffi (hijo del presidente del bloque de diputados de la UCR, César Biffi). Este organismo tiene por misión “suministrar información válida, confiable, pertinente y oportuna para la toma de decisiones que redunden en la mejora de la calidad de vida, el progreso de la sociedad y el uso eficiente de los recursos disponibles, basada en el principio de la información como bien público y del derecho al acceso a la información pública”, según se consigna textualmente en la página web de la DEIE.

Biffi junto al gobernador y el ex ministro Vaquié. Foto: Prensa Gob. Mza.
 

Sin embargo, ese mismo sitio de Internet del gobierno de Mendoza contradice la misión proclamada por la dependencia provincial. Un recorrido por la página, lejos de ser una navegación confiable por una fuente de datos actualizada que garantice el derecho a la información pública, representa un camino lleno de baches y estadísticas vetustas que ofrecen más interrogantes que respuestas para entender la actualidad.

EL OTRO analizó la web de la DEIE y se encontró con aspectos sumamente curiosos, cuando no preocupantes.

Algunos ejemplos:

– “Este cuadro se encuentra en revisión. En breve incluiremos esta información. Sepa disculpar las molestias”, responde el vínculo de consulta sobre las “Características de la situación de la mujer”, dentro de los indicadores de género.

Captura de pantalla

 

– En cuanto a los datos sobre seguridad pública, la información más reciente es de 2012. Podemos saber los porcentajes de hogares por departamento, según hayan sufrido o no algún tipo de robo, la cantidad de robos o la percepción sobre la seguridad que tiene la gente según la zona donde vive… pero de hace cinco años atrás.

– De 2014 son las tasas de mortalidad infantil más actualizadas, no obstante el anuncio de hace algunos días del gobernador Alfredo Cornejo sobre el descenso histórico de ese indicador durante el 2016.

– El número de casos informados de SIDA actualizado es de 2008.

– No es posible obtener información estadística oportuna sobre mortalidad materna en la página de la DEIE. No hay registros de 2015 y 2016, dos años de tasas vitales que debieran estar cerradas y disponibles.

Facundo Biffi, titular de la DEIE. Foto: Prensa Gob. Mza.
 

– En cuanto a educación, estuvimos interesados en saber qué tipo de comida reciben los alumnos de nivel inicial, primaria y secundaria y educación especial. Pero nos quedamos con las dudas, los datos más nuevos son de 2012.

– Aún no hay datos actualizados sobre casas construidas por el Instituto Provincial de la Vivienda. La información no se renueva desde 2014.

– A la DEIE le preocupaban los indicadores de ciencia, tecnología e innovación. Aunque abandonó ese interés en 2007.

– Los registros sobre explotación de minas y canteras sólo llegan hasta 2009.

– De 2014 son las últimas noticias de patentamiento de vehículos.

– Hasta 2013 podemos saber las “exportaciones clasificadas por grandes rubros según provincia de origen” y la posición relativa de Mendoza respecto al mercado internacional en comparación con otras provincias. Luego todo es silencio.

– La página web de la DEIE guarda un completo registro histórico de publicaciones sobre estadísticas municipales. Sin embargo, no hay cifras de los años 2013, 2014, 2015 y 2016.

– En la portada del sitio de Internet, la DEIE ofrece su anuario estadístico pero sólo con datos de la “pesada herencia” 2014. Aguardan ser sistematizados los anuarios 2015 y 2016.

Así las cosas, aunque los casos no se agotan en este listado de ejemplos. ¿Ineficiencia?, ¿ocultamiento de datos?, ¿o una simple referencia mendocina del viejo y odiado INDEC?

En materia estadística, omitir también es una forma de mentir.